Un día en Manuel Doblado

Visitar Manuel Doblado es dar un salto al entrañable México tradicional, es reencontrarse con la tranquilidad de un pequeño pueblo al pasear por sus bellos portales, plazas y jardines, es disfrutar de su inigualable gastronomía a través de sus sabores y aromas expuestos al calor de un buen fogón de leña, es caminar por sus coloridas calles y sentir la calidez de su gente.

Es despertar una mañana y percibir la serenidad que envuelven sus calles, es levantarte y descubrir el dinamismo de sus habitantes, dirigirte a la famosa calle Allende en el Centro Histórico e impregnarte de las hipnóticas fragancias que desprende un delicioso bolillo recién horneado, una exquisita chorreada, un aromático café de olla o unos imperdibles tacos de vapor.

En su Plaza Principal la historia se palapa a simple vista, la arquería que rodea al lugar ha sido fiel testigo de su pasado, al igual que su emblemática Parroquia de San Pedro Piedra Gorda, casa de dos invaluables tesoros, la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno con más de 300 años de antigüedad y el monumental reloj británico que data de 1860, mismo que corona la fachada de la antiquísima iglesia.

Por la tarde, no habrá mejor lugar que el Jardín Principal para disfrutar del hermoso atardecer que se dibuja tras las montañas y pinta de colores cálidos toda la Cabecera Municipal, además, allí mismo podrás degustar de una deliciosa comida en sus fondas y restaurantes, no te pierdas el tradicional caldo de carpa, los elotes, un refrescante raspado o los garbanzos al vapor con su sal, limón y salsa de botella.

Pero eso no es todo, también podrás darte una vuelta y conocer el emblemático Jardín del Perdón con su centenaria iglesia de una sola torre, el templo de San José, el Ojo de Agua y el Cerrito de la Cruz, extraordinario mirador donde podrás observar todo el panorama de la ciudad.

Ahora, si lo tuyo es el ecoturismo Manuel Doblado tiene también el lugar indicado para ti, un sitio único en todo el estado de Guanajuato y sus alrededores, estamos hablando del Área Natural Protegida Las Musas, un espacio mágico que resguarda en sus más de 3 mil hectáreas un río de aguas frescas y cristalinas, ahuehuetes de más de 150 años, sabinos, fresnos, sauces y pinos, simplemente una belleza natural indescriptible que tienes que conocer.

Durante los fines de semana allí podrás consentir al paladar con las delicias que preparan las cocineras tradicionales, desde muy temprano ellas alistan la leña para cocinar en un horno de adobe sabrosas gorditas de maíz dulces y saladas que debes probar.

Ya estando por el lugar no puedes dejar de visitar la Ex Hacienda de Atotonilquillo, que se encuentra a solo 5 minutos de Las Musas en automóvil, este interesante inmueble histórico data de 1793 y guarda entre sus gruesos muros memorables historias, en tu visita podrás conocer las habitaciones de la casa, la cocina, la pequeña capilla, el antiguo taller de herrería entre otras cosas más.

¡Visitar Manuel Doblado y quedar fascinado es posible!